Salto al espacio y a la vida: La historia de Jean Maggi

El deportista adaptado, Jean Maggi, llevó adelante una prueba como parte de su entrenamiento para viajar al espacio. "Pude saltar por primera vez en mi vida y moverme sin mis bastones", dijo.

"Pasaron 50 años para pararme y 9 años más para poder saltar. No pierdas la paciencia, todo llega tarde o temprano. Las personas con discapacidad pueden ser deportistas, estudiantes, artistas, obtener títulos, tener carrera, romper el estereotipo, soñar en grande. Hacer cualquier cosa: incluso flotar". Con esas hermosas palabras, Jean Maggi describió lo que para muchos parecía imposible: a los 59 años, completó el entrenamiento para viajar al espacio y dio el primer salto de su vida.

La discapacidad de Maggi se produjo culpa de una poliomielitis en el primer año de edad. Por ello, debe caminar con el uso de muletas. Sin embargo, aquello no frustró sus sueños y hoy es una de las pocas personas en recibir este entrenamiento espacial.

También deportista, el ciudadano argentino ha logrado otras tantas espectaculares proezas. Entre ellas, su ascensión en bicicleta al Khardung La, punto más alto de la cordillera del Himalaya. Ha corrido también la maratón de Nueva York, participado en competiciones Ironman, cruzado los Andes a caballo y competido en esquí alpino en los Juegos Paralímpicos de Vancouver de 2010. Es el presidente de Fundación Jean Maggi, que entrega bicicletas adaptadas. En 2020, fue protagonista del documental de Netflix "El límite infinito", producido por Juan José Campanella y que muestra la evolución de Maggi en el mundo del deporte. El producto audiovisual le permitió también incorporarse en el mundo del turismo espacial.

Tras viajar a Filadelfia, Estados Unidos, comenzó su entrenamiento en un simulador de vuelos al espacio dentro del National Aerospace Training and Research (NASTAR) Center, de la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos (FAA). El cordobés debió afrontar el difícil desafío de soportar la presión de dos fuerzas a la vez: una comprimiendo su pecho y corazón y otra que vacía el cerebro de sangre. Aun habiendo tenido un infarto a los 37 años, pudo concluir la prueba sin problemas.

Mucho se ha discutido si el espacio es para las personas con discapacidad. A Maggi le llevó más de 10 años que lo escuchen y ahora ya lleva más de doce meses entrenando para demostrar que está apto. Ya completó todos los requisitos médicos, voló en un Jet L 39 a 18.000 pies, entrenó la fuerza G en Nastar Center y ahora cerró con la gravedad cero. Para el deportista el espacio es mucho más accesible que la Tierra, para las personas con discapacidades similares a las suya.

Esto se hizo en un avión 727 que vuela a 37 mil pies de altura y hace 15 parábolas. En la copa de cada parábola el cuerpo queda sin gravedad durante 30 segundos. La primera parábola simula la gravedad marciana, en donde el cuerpo pesa tres veces menos que en la Tierra. La segunda es la gravedad lunar, que es en la que realizó su salto, en la que el cuerpo pesa 6 veces menos. Y las otras 12 parábolas las realiza en gravedad cero, donde el cuerpo queda totalmente flotando.

Salto al espacio y a la vida: La historia de Jean Maggi • Canal C

Tras esta exitosa experiencia, fue nombrado embajador de AstroAcces, una organización que formará equipos de personas con discapacidad para mandar al espacio en un vuelo suborbital. Allí, Jean será el leader team de la primera selección de 10, que realizarán un vuelo el 17 de octubre en Long Beach.

Salto al espacio y a la vida: La historia de Jean Maggi • Canal C

La historia de este deportista cordobés es un claro ejemplo de que con confianza en uno mismo no hay límites, el mundo entero está lleno de posibilidades y el espacio es infinito. Tener una discapacidad no define a nadie, sí lo hacen el esfuerzo y dedicación para dejar huella.

Podrás ver el video de la proeza de Jean Maggi en nuestro Instagram: @canalc

Otras Noticias